El Puerperio III: Los Cuidados Después del Parto

  • octubre 12, 2012 a las 17:43

Bueno, aquí está la tercera parte del tema PUERPERIO: los Cuidados Puerperales. Yo sigo con la mía, la mujer y el bebé son los verdaderos protagonistas de esta situación, por lo tanto tenemos que prestarle muchísima atención, cuidarles y mimarles como se merecen, así que ya sabéis,

¡a poner en práctica lo que se va a exponer a continuación!

 Cuidados Puerperales

 CONSEJOS GENERALES

  •  Higine personal diaria con ducha, ¡NUNCA CON UN BAÑO!
  • El descanso es indispensable cuando acabas de parir, por ello es primordial que todos los que te rodean te ayuden a descansar y reponer esas energías gastadas durante el nacimiento de tu bebé. Tras el estado de euforia que se experimenta al final del parto y cuando recibes a tu bebé en brazos se transforma en un estado de relajación que invita al descanso y el sueño, sobretodo las primeras horas postparto. No te resistas, tómate todo el tiempo que necesites (tanto en el hospital como en tu casa), descansa, duerme, relájate, date ese espacio de intimidad necesario para tí y tu bebé, ya ha pasado lo peor y lo más importante es que ya lo tienes en tus brazos y que tienes que cuidar de él. Ahora bien, lo lógico es pensar que si tienes que cuidar de esa personita, el siguiente paso para sentirte bien y con ánimos de hacerlo es CUIDARTE A TÍ MISMA Y DEJAR QUE LOS DEMÁS TE CUIDEN, por ello, rodéate de las personas que te vayan a facilitar las cosas y te hagan sentir bien, aprovecha las horas de sueño de tu bebé para descansar tú, olvídate de tener que estar “bien” o tener la “casa recogida” para las visitas, de tener que hacer la comida, limpiar, etc… LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE ES TU BIENESTAR Y EL DE TU BEBÉ, lo demás, puede esperar.
  • Si tienes cicatriz (tanto episiotomía, desgarro o cesárea) con puntos de sutura o agrafes (grapas), es importante mantenerla seca y limpia. La ducha diaria normal con agua y jabón es suficiente para el cuidado de la herida, teniendo en cuenta lo que hemos dicho antes: mantenerla seca y limpia. Cuando hablamos de la herida perineal, hay que procurar un cambio frecuente de compresa para evitar la humedad (mejor compresas de algodón, evitar las compresas que usamos normalmente para la menstruación); Si tras la micción o deposición se ensuciara la herida, lavar la zona con agua y sal y volver a secar bien. No es necesario el uso de antisépticos estilo Clorhexidina o Yodo.
  • Si tiene sutura perineal (por episiotomía o desgarro) no es necesario retirar los puntos porque se caen solos. Si es una cesárea tiene que ir a su centro de salud para la retirada de agrafes.

  • Es importante tener una dieta equilibrada, buena hidratación, especialmente si se está lactando. Los alimentos en los que hay que incidir son aquellos ricos en nutrientes como calcio, hierro, pescados azules, carne roja y la fibra para evitar el estreñimiento. Hay un mito sobre las madres que dan el pecho a sus bebé y es que “engordan mucho mientras éstas dan el pecho”, lo que incita a dietas estrictas que no benefician en nada a la madre ni al bebé. Pues deciros que este mito NO es cierto, ya que cuando se está lactando el organismo de la madre moviliza los depósitos de grasa para conseguir energía y así poder producir leche y amamantar a su bebé, por lo que se experimenta una pérdida de peso fisiológica y progresiva.

  • Reiniciar la actividad diaria de manera progresiva y gradual. El andar (considerando las limitaciones de cada una) puede servir de ayuda para evitar situaciones como es el estreñimiento, que da un poco de miedo después del parto, sobretodo si se tienen hemorroides o una espisiotomía o desgarro. También ayuda a la circulación sanguínea y evita trombosis y otras complicaciones propias del puerperio.

  • Evita el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, sobretodo si se está lactando.

  • El uso de faja postparto no tiene mucho fundamento, pero parece ser que hay mujeres que se sienten más seguras a la hora de la movilización (cesáreas) o simplemente se sienten mejor porque piensan que les ayudará a que el abdomen vuelva a su estado inicial. Como no hay ninguna contraindicación al respecto, tampoco es necesario prohibirlas.

  • Durante los primeros días postparto puedes sentirte agobiada, tener dificultad para desenvolverte con el recién nacido o experimentar ambivalencia y labilidad emocional, irritación, falta de sueño…. No te agobies, habla de tus problemas con franqueza y pide ayuda si la necesitas (a tu pareja, familia, matrona, etc). Te sentirás cada día más segura, sólo es cuestión de dar el tiempo necesario a la adaptación de la familia a los nuevos roles, sobretodo en las mamás primerizas (y los papás primerizos).
  • Como ya dijimos en la segunda parte de este tema, en el puerperio aparecen los llamados “entuertos”, que en las primíparas (mujeres que sólo han parido una vez) no suelen aparecer y si lo hacen es de forma suave, pero en las secundíparas (mujer que ha parido dos veces) o multíparas (mujeres que han parido más de dos veces) suelen ser más molesto y doloroso, sobretodo cuando se pone al bebé al pecho. Estos contracciones dolorosas llamadas entuertos suelen ir desapareciendo paulatinamente a partir del tercer día, pero a veces pueden requerir analgésicos.
  • Evita las relaciones sexuales si no te sientes preparada. Normalmente se da vía libre a las relaciones sexuales con penetración cuando desaparecen los loquios y haya cicatrizado tanto la episiotomía y/o desgarro como el útero. Ésto ocurre entre la segunda y cuarta semana tras el parto. Se aconseja siempre que se inicie las relaciones con preservativo para evitar posibles infecciones. Puede notar la vagina más reseca en los días posteriores al parto (por la caída de estrógenos), por lo que a veces resulta doloroso el reinicio de las relaciones sexuales y por ello recomendable un lubricante vaginal  que ayudaría a establecer la relación sexual sin dolor (siempre que sea éste el factor que lo produzca y sea prescrito por un médico especialista). Aquí hay un factor muy importante y que hay que RESPETAR SIEMPRE, y es que la mujer puede necesitar más tiempo para reiniciar las relaciones sexuales, bien por dolor, disminución de la líbido, astenia, falta de adaptación al nuevo rol de madre, etc… NO hay que presionar a la mujer que NO se siente preparada para reiniciar las relaciones sexuales. Hay que tener en cuenta que la sexualidad no se centran sólo en el coito o en la parte genital, ésta es muy amplia y hay infinidad de maneras para disfrutar de ella y que resultan igualmente placenteras para la pareja, por ejemplo las caricias, los besos, los juegos, imaginación, estimulación de puntos erógenos, etc…
  •  No olvides que aunque no tengas la regla y estés lactando, puedes quedarte igualmente embarazada. La lactancia materna NO es un método anticonceptivo. Si necesitaras algún método anticonceptivo, tanto si estás lactando como si no, acude a tu centro de salud para que te asesoren de cuál sería el mejor método para tu situación personal.

  • Evita que aparezca la ingurgitación mamaria o plétora. Suele darse 3-4 días después del parto y suele ser muy molesto para la madre. Para evitar que aparezca lo mejor es ponerte muchas veces a tu bebé al pecho para que vacíe la mama completamente. Otras complicaciones que también asusta a las mamás es la aparición de las llamadas “grietas” que se producen en una gran mayoría de casos por una mala técnica de lactancia y la mastitis, ambas situaciones muy dolorosas para la mujer y que suele predisponer al abandono de la lactancia materna por lo insufrible que puede llegar a resultar. La mastitis puede ser de carácter inflamatorio o infeccioso.

    Ante cualquier duda o molestia en las mamas, no dudes en ponerte en contacto con tu matrona para que te ayude a resolver la situación.

  • Te puedes tomar una analgésico en caso de que te sientas muy molesta, bien por la herida o bien si tienes ingurgitación mamaria, entuertos, etc. Hay analgésicos como el Paracetamol o Anti-inflamatorios No Esteroideos (AINEs) que se pueden tomar aunque se esté lactando. De todas formas, de este tema se te informará al alta del hospital, pero si no fuera así, pregunta a tu matrona qué puedes tomar.

    NO DEBES TOMAR NINGÚN FÁRMACO SIN CONSULTA PREVIA CON UN PROFESIONAL SANITARIO, SOBRETODO CUANDO ESTÁS LACTANDO A TU BEBÉ.

¡SIGNOS DE ALARMA!

¿Cuando tenemos que acudir a nuestro centro de salud de referencia? Tenemos que mantenernos alerta ante diversas situaciones como las que voy a nombrar a continuación:

  •  Si la Tª aumenta por encima de 38ºC
  • Si aparece inflamación en la zona de sutura (sea con puntos o con agrafes). Los signos de inflamación son enrojecimiento, hinchazón, calor en la zona afectada y dolor. También puede aparecer supuración de la herida (salida de secreción blanquecina más o menos espesa).

  • Dolor, enrojecimiento y endurecimiento de las mamas.

  • Dificultad o problemas respiratorios.

  • Disuria (dolor al orinar), escozor y ganas frecuente de orinar.

  • Sangrado vaginal en aumento, mantenido o que reaparece una vez que han desaparecido los loquios.

  • Hinchazón o dolor fuerte en una de las piernas o en las dos.

Una vez hablado de los cuidados puerperales, sólo nos queda nombrar temas puntuales que no dejan de ser importantes y que tenemos que tener en cuenta, por ello en la próxima entrada hablaremos sobre “las visitas” que se le hacen a la madre y el bebé justo después del parto (cuando madre e hijo necesitan más tranquilidad, intimidad, descanso, etc), ya que este tema es un poco peliagudo y difícil de encarar tanto para la mamá como para la pareja. Así que ya sabéis, ¡NO PERDEROS LA PRÓXIMA ENTRADA!

Fuentes:

Share

Deja un comentario

Síguenos

Mantente informado de las nuevas publicaciones desde tu bandeja de entrada en tu correo electrónico.

Únete a otros subscriptores: